Asuntos de la Administración de Veteranos

Los veteranos que han honrado a Estados Unidos con su servicio tienen derecho a una serie de beneficios financieros, médicos y educativos del gobierno. El proceso de solicitud al Departamento de Asuntos de los Veteranos de los Estados Unidos (VA) pretende ser fácil de usar y sencillo, pero en la práctica puede ser un proceso largo y complejo que no siempre ofrece el mejor resultado para los solicitantes. Un abogado con experiencia en la Administración de Veteranos puede garantizar que los reclamantes reciban todas las prestaciones a las que tienen derecho.

Prestaciones por discapacidad

Existen dos tipos de prestaciones por incapacidad que concede el VA: las relacionadas con el servicio y las no relacionadas con el servicio. El tipo que puede solicitar un veterano dependerá de la naturaleza de su discapacidad y del suceso o sucesos que la hayan causado. Las prestaciones por discapacidad relacionadas con el servicio están disponibles para los veteranos con un problema médico causado o agravado por su servicio.

Las afecciones más comunes asociadas al servicio militar son:

  • Trastorno de estrés postraumático (TEPT)
  • Lesiones cerebrales traumáticas
  • Lesiones musculoesqueléticas y de la columna vertebral
  • Pérdida o desfiguración de una parte del cuerpo
  • Exposición a productos químicos tóxicos (por ejemplo, el agente naranja)
  • Depresión y/o trastornos de ansiedad

La Administración de Veteranos presume que algunas enfermedades son discapacitantes, como las enfermedades crónicas que se manifiestan en el primer año después de que el veterano sea dado de alta y cualquier enfermedad que resulte del tiempo que pasó como prisionero de guerra (POW).

Las prestaciones por incapacidad no relacionadas con el servicio tienen unos requisitos más estrictos. Están disponibles para los veteranos que sirvieron en una guerra y son:

  • 65 años o más con ingresos limitados, o
  • Invalidez total o permanente, o
  • En una residencia de ancianos, o
  • Recibir el Seguro de Invalidez de la Seguridad Social (SSDI) o la Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI)

El VA determina la cuantía de la indemnización a conceder a un solicitante basándose en un baremo de valoración de la discapacidad que va del 0 al 100%. Los pagos mensuales suelen oscilar entre 100 y 3.000 dólares, dependiendo de la gravedad de la discapacidad.

Programa de pensiones del VA

Los veteranos de guerra que no pueden trabajar por cualquier motivo, ya sea relacionado con su servicio militar o no, y que tienen oportunidades limitadas de obtener ingresos pueden tener derecho a una pensión del VA que apoye su jubilación. Para poder optar a ella, el militar no puede haber sido dado de baja con deshonor, debe tener un patrimonio neto inferior a un determinado umbral (incluidos los bienes de su cónyuge) y debe haber servido al menos 90 días en el servicio activo con al menos un día en tiempo de guerra.

Además, deben cumplir los mismos requisitos de elegibilidad que los solicitantes por discapacidad no relacionada con el servicio (tener al menos 65 años, o estar discapacitado permanente o totalmente, o estar en una residencia de ancianos, o recibir prestaciones de la Seguridad Social).

Asistencia sanitaria gratuita o de bajo coste

Todos los veteranos tienen derecho a recibir servicios de asistencia sanitaria en los centros médicos de la VA, que pueden encontrarse en todo el país y que incluyen hospitales, clínicas ambulatorias, residencias de ancianos y otros entornos sanitarios. Evaluaciones independientes han constatado que el tratamiento en los centros de la VA es tan bueno o mejor que la atención prestada en hospitales y clínicas privadas.

Para poder acceder al tratamiento médico de la VA, un veterano debe haber estado en servicio militar activo durante al menos 24 meses continuos (o el periodo completo para el que fue llamado al servicio activo) y haber sido dado de baja con honores. Sin embargo, el requisito de servicio mínimo no se aplica a los miembros del servicio que fueron dados de baja prematuramente como resultado de una discapacidad relacionada con su servicio. Los miembros de la Reserva o de la Guardia Nacional que hayan sido activados (salvo para la formación) y hayan completado un periodo de servicio activo también pueden ser elegibles.

Educación y orientación profesional

La vuelta a la vida civil tras una carrera militar puede ser una transición difícil. El gobierno federal ofrece varios programas y beneficios para ayudar a los veteranos a obtener las habilidades y certificaciones que necesitan para tener éxito en el sector privado.

G.I. Bill
La Ley G.I. es un programa federal que ayuda a los veteranos que reúnen los requisitos a pagar una educación. Se han producido varias ampliaciones de la Ley G.I. desde que se aprobó por primera vez en la década de 1940. La versión actual, a veces llamada G.I. Bill 2.0, se aprobó en 2010 y amplía la elegibilidad a los miembros de la Guardia Nacional que fueron activados en algún momento de su servicio o sirvieron a tiempo completo en la Guardia Activa y la Reserva (AGR). Sin embargo, los reservistas de la Guardia Costera activados siguen sin tener derecho a las prestaciones educativas de la G.I.

Los beneficiarios pueden recibir una compensación equivalente al coste de cualquier universidad pública de su estado, así como un subsidio de alojamiento y un estipendio anual de 1.000 dólares para materiales de estudio y libros de texto. Los veteranos que optan por asistir a universidades privadas o fuera del estado pueden recibir hasta 17.500 dólares anuales para el reembolso de la matrícula. La ayuda a la vivienda está cubierta por una prestación de subsidio básico de vivienda (BAH) con un subsidio mensual de vivienda (MHA) máximo de 1.500 dólares.

Preparación y empleo de los veteranos (VR&E)
Anteriormente conocido como Rehabilitación Profesional y Empleo, el VR&E es un programa para veteranos con discapacidades relacionadas con el servicio que les ayuda a formarse para un trabajo adecuado fuera del ejército. El programa ofrece apoyo para la elaboración de currículos, asesoramiento laboral e incluso espíritu emprendedor para los veteranos que deseen crear su propia empresa. Para los veteranos con discapacidades graves que no son capaces de desempeñar un papel en los entornos laborales tradicionales, el programa VR&E ofrece servicios de vida independiente para ayudarles a participar en la sociedad con la mayor autonomía posible.

Asesoramiento educativo y profesional
El VA ofrece a los antiguos militares asesoramiento personalizado por parte de profesionales formados para apoyar su crecimiento profesional, decidir la carrera que quieren seguir, encontrar oportunidades de formación y ayudarles a maximizar su acceso a las prestaciones del VA. El programa se pone a disposición de los militares seis meses antes de su baja programada del servicio activo y sigue estando disponible durante un año después de la finalización del servicio. Además, cualquier miembro del servicio con derecho a una prestación educativa del VA puede acogerse al programa de asesoramiento.

Apelaciones

Si un solicitante de prestaciones de la VA es rechazado (o no está satisfecho con las prestaciones que se le concedieron), puede presentar un recurso en el plazo de un año a partir de la decisión de la VA. La apelación puede adoptar la forma de una reclamación complementaria que añada nuevas pruebas en apoyo de su caso, una solicitud para que la reclamación sea evaluada por un revisor de mayor rango, o una apelación formal ante la Junta de Apelaciones de Veteranos, un tribunal administrativo que celebra audiencias y dicta decisiones definitivas. No es necesario un abogado para solicitar los beneficios de la VA o para apelar una decisión de beneficios, pero un abogado experimentado de la VA puede ayudar significativamente a preparar un caso persuasivo para obtener los máximos beneficios.

Si usted sirvió en el ejército de los Estados Unidos y necesita ayuda para obtener beneficios del Departamento de Asuntos de los Veteranos, Pond Lehocky Giordano ofrece una consulta completamente gratuita para discutir su caso. Para más información, llame al 1-800-568-7500 o rellene el formulario de contacto de esta página.

Hablemos de tu historia.

Siempre una consulta GRATUITA. SIN COMISIONES a menos que gane.
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.