Negligencia médica

Los daños evitables que se producen como resultado de una negligencia médica son mucho más comunes de lo que mucha gente cree. De hecho, los errores médicos son ahora la tercera causa de muerte en Estados Unidos, después de las enfermedades cardíacas y el cáncer.

Además, los pacientes suelen creer que la mayor parte de los errores médicos se producen en los hospitales, pero sólo una cuarta parte de la asistencia se presta en los centros hospitalarios tradicionales. La mayor parte de las negligencias médicas se producen en realidad en otros entornos asistenciales, como clínicas ambulatorias, centros de cuidados de larga duración, centros de rehabilitación, consultas de dentistas, laboratorios de análisis de sangre y muchos otros.

Recibir una indemnización por un daño evitable sufrido a manos de un profesional sanitario es una empresa compleja. Pond Lehocky Giordano cuenta con un amplio equipo de abogados expertos y compasivos en negligencia médica que tiene experiencia en ayudar a nuestros clientes a obtener la justicia que merecen.

Causas de la negligencia médica

Hay muchas formas de negligencia médica, pero todas implican una lesión o muerte que podría haberse evitado.

Un estudio sobre errores médicos reveló que la falta de diagnóstico era la principal causa de lesiones y muertes evitables de pacientes. La falta de diagnóstico incluye los casos en los que el profesional sanitario pasa por alto una lesión o enfermedad que debería haber descubierto, así como cuando diagnostica indebidamente una lesión o enfermedad como otra.

Otra desafortunada causa común de mala praxis médica es la negligencia por acción u omisión de un profesional sanitario. Dicho tratamiento está por debajo de la norma de atención establecida por la comunidad médica. La forma más fácil de entender un tratamiento médico negligente es preguntarse: ¿habría cometido este error un profesional sanitario competente que se enfrentara a la misma circunstancia? Si la respuesta es negativa, es probable que se haya producido una negligencia.

La tercera causa más común de negligencia médica es la falta de advertencia, que se produce cuando un profesional médico trata a un paciente sin revelar todos los riesgos conocidos asociados al tratamiento ni obtener el consentimiento informado para seguir adelante.

Hay muchas otras causas de negligencia médica, entre ellas:

  • Violación de la confidencialidad médico-paciente
  • Negligencia grave (por ejemplo, desprecio temerario por la seguridad del paciente)
  • Atención hospitalaria inadecuada (por ejemplo, falta de saneamiento)

¿Quién puede ser responsable?

Los médicos no son los únicos profesionales de la salud asociados a la negligencia médica.

Otros incluyen (pero no se limitan a):

  • Dentistas
  • Enfermeras y enfermeros profesionales
  • Terapeutas
  • Trabajadores sociales clínicos
  • Flebotomistas
  • Podólogos
  • Asistentes médicos
  • Técnicos médicos
  • Quiroprácticos
  • Optometristas
  • Enfermeras matronas
  • Farmacéuticos

La gran mayoría de los casos de negligencia médica son acciones civiles denominadas agravios, aunque en casos raros, como cuando un profesional sanitario actúa con negligencia grave o imprudencia, a veces también se presentan cargos penales.

Aunque la mayoría de los procedimientos y tratamientos médicos se ordenan bajo la dirección de un médico, las enfermeras y demás personal de apoyo no están exentos de responsabilidad si actúan con negligencia y un paciente resulta herido o muere como consecuencia de ello, incluso si el personal de apoyo sólo estaba «siguiendo órdenes».

Del mismo modo, las organizaciones que emplean, gestionan y se asocian con los proveedores de atención sanitaria (por ejemplo, hospitales, clínicas, empresas de atención gestionada y corporaciones médicas) pueden ser consideradas responsables subsidiarias de las acciones ilícitas de sus empleados y contratistas en algunas situaciones.

Requisitos previos al juicio

La negligencia médica es una empresa legal compleja. A menudo, los casos se resuelven antes de que nadie ponga un pie en un tribunal. Pero si las partes no llegan a un acuerdo, el asunto puede avanzar hacia un juicio.

Sin embargo, el Estado de Pensilvania exige que los demandantes cumplan con varias cargas antes de poder presentar una demanda:

Prescripción

En Pensilvania, un paciente lesionado debe presentar su reclamación en un plazo de dos años a partir de la ocurrencia del supuesto error médico, o en un plazo de dos años a partir del momento en que se enteró del error (o debería haberlo conocido razonablemente).

Sin embargo, independientemente del momento en que el paciente debería haber sido razonablemente consciente del supuesto error, en Pensilvania no se puede presentar ninguna reclamación por negligencia médica transcurridos siete años desde la fecha del hecho lesivo original, con una excepción: los casos en que se haya dejado un objeto extraño en el interior del paciente.

Certificado de mérito

Antes de que pueda celebrarse un juicio, el demandante o su abogado deben firmar un documento en el que se afirme que un «profesional autorizado apropiado» ha examinado la reclamación y ha determinado que existe una «probabilidad razonable» de que la conducta del demandado «no se ajustó a las normas profesionales aceptables» y causó el supuesto daño.

Descubrimiento

El siguiente paso en el proceso suele consistir en el intercambio de información por ambas partes, como documentos como historiales médicos, interrogatorios (respuestas escritas a preguntas) y declaraciones (respuestas orales a preguntas formuladas bajo juramento).

Procedimientos de prueba

En el juicio, ambas partes presentarán probablemente testigos expertos que argumentarán sobre cuál es la norma de atención requerida en el caso y si se incumplió. Sólo las personas con educación, formación y experiencia relevantes para el asunto específico en disputa pueden servir como testigos expertos.

En Pensilvania, la norma para que las pruebas científicas puedan presentarse ante el tribunal exige que sean «generalmente aceptadas» en la comunidad científica pertinente.

Al final del juicio, un juez o un jurado sopesará las pruebas y determinará qué argumento de la parte es más creíble.

Daños y perjuicios

A diferencia de muchos otros estados, la Commonwealth de Pensilvania no tiene un límite máximo en los daños económicos o no económicos por negligencia médica que un demandante puede recibir de un juez o un jurado. Pensilvania sí limita los daños punitivos, que son daños concedidos para castigar al demandado y disuadir a otros de cometer un error similar, pero generalmente son poco frecuentes en los casos de negligencia médica.

Los daños económicos incluyen la pérdida de salarios o de capacidad de ganancia y los gastos médicos y de atención vital (por ejemplo, el coste de contratar ayuda doméstica o auxiliares médicos), todos los cuales pueden evaluarse por pérdidas pasadas y futuras.

Los daños no económicos se conceden para compensar los daños físicos (por ejemplo, la desfiguración o la pérdida total o parcial de la visión, de un miembro o de un órgano) y los daños psicológicos (por ejemplo, la reducción del disfrute de la vida debido a la discapacidad temporal o permanente, la pérdida de un ser querido, la pérdida de la compañía o el dolor intenso y la angustia emocional).

Si usted cree que un proveedor de atención médica actuó mal, póngase en contacto con Pond Lehocky Giordano para una consulta gratuita para determinar si usted tiene un caso. Llame al 1-800-568-7500 o visite nuestro sitio web en www.pondlehocky.com.

Hablemos de tu historia.

Siempre una consulta GRATUITA. SIN COMISIONES a menos que gane.
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.