Discapacidad de la Seguridad Social

El gobierno estadounidense reconoce que las enfermedades y lesiones, tanto repentinas como crónicas, pueden impedir que las personas continúen en su empleo. El Seguro de Invalidez de la Seguridad Social (SSDI) es un programa de seguros gestionado por la Administración de la Seguridad Social (SSA) para ayudar a los estadounidenses que se encuentran médicamente incapacitados para trabajar.

El SSDI no es una limosna ni un programa de asistencia social; es un seguro al que los trabajadores contribuyen automáticamente a través de los impuestos sobre sus ingresos laborales. Un porcentaje de cada sueldo se destina al Fondo Fiduciario de Discapacidad de la SSA, que desembolsa esos fondos a personas discapacitadas de todas las edades e historiales laborales. Cualquier persona que esté incapacitada por cualquier condición médica que le impida trabajar y que cumpla con ciertos requisitos de elegibilidad puede solicitar y potencialmente recibir beneficios del SSDI.

Dado que el proceso de solicitud puede ser confuso, complejo y poco familiar para aquellos que no tienen experiencia en navegar por grandes instituciones burocráticas, es muy recomendable que los solicitantes encuentren apoyo en expertos legales como Pond Lehocky Giordano para guiarles en cada paso del camino.

Condiciones de invalidez

El primer paso para solicitar las prestaciones del SSDI es demostrar la existencia de una discapacidad a la SSA. Las condiciones médicas que pueden dar lugar a una determinación de discapacidad incluyen (pero no se limitan a):

  • Dolor de espalda
  • Dolor de cuello
  • Dolor de hombro
  • Problemas de cadera, rodilla o mano
  • Artritis
  • Fibromialgia
  • Diabetes
  • Dolores de cabeza
  • Enfermedades del corazón
  • Ansiedad y depresión
  • Enfermedad de Crohn y SII
  • Cáncer
  • Lupus
  • Epilepsia
  • Esclerosis múltiple
  • Enfermedad de Parkinson
  • Fatiga crónica
  • Accidente cerebrovascular

A más del 70 por ciento de las personas se les deniegan las prestaciones del SSDI la primera vez que las solicitan. Un equipo jurídico decidido y bien informado es esencial para agilizar lo que puede ser un proceso arduo y plagado de posibles escollos. Además, incluso si una persona ha sido denegada en su solicitud de SSDI, tiene derecho a volver a solicitarlo a través de un proceso de apelación.

Elegibilidad

El SSDI está disponible para las personas que han pagado a la SSA a través de sus impuestos durante un período de tiempo antes de quedar discapacitadas. Ese tiempo varía, pero suele ser cinco de los últimos diez años.

Sin embargo, las personas que no han trabajado o pagado impuestos en muchos años, que sólo han trabajado durante un breve período de tiempo, o que nunca han trabajado o pagado impuestos todavía pueden ser elegibles para un programa diferente de la SSA llamado Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI).

Los requisitos para acceder al SSI se basan en directrices financieras similares a las de la asistencia pública o la ayuda social. Pueden optar a ella las personas que no trabajen o que ganen menos de 1.310 dólares de ingresos brutos al mes y que tengan una enfermedad que les impida o limite considerablemente su capacidad de trabajar.

La SSA tiene en cuenta la edad a la hora de determinar tanto el SSDI como el SSI. Las personas de entre 18 y 49 años de edad deben demostrar que tienen unas condiciones tan graves que les impiden continuar con su tipo de empleo anterior o con cualquier otro tipo de trabajo en la economía nacional.

El listón para que la solicitud tenga éxito es más bajo para las personas mayores de 50 años, sobre todo si el trabajo que realizaban anteriormente era de naturaleza física.

Prestaciones por discapacidad

Si un solicitante es aprobado para las prestaciones del SSDI, puede recibir:

  • Pagos mensuales
  • Pagos retroactivos (según la fecha en que se determinó la discapacidad)
  • Seguro de salud en el marco de Medicare en los dos años siguientes a la fecha en que se tiene derecho a la invalidez
  • Prestaciones mensuales adicionales a cualquiera de los hijos del solicitante menores de 18 años

Let’s talk about your story.

Always a FREE consultation. NO FEES unless you win.
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
Discapacidad de la Seguridad Social

Si usted no puede trabajar debido a una condición médica y necesita un abogado para la orientación de la seguridad social por incapacidad, póngase en contacto con Pond Lehocky Giordano hoy en el 1-800-773-1300 o visite nuestro sitio web en pondlehockydisability.com.