Lesiones de nacimiento

Incluso en las mejores circunstancias, el parto puede ser un proceso difícil y peligroso tanto para la madre como para el niño. Algunas lesiones son inevitables, pero muchas lesiones de parto podrían y deberían haberse evitado.

Cuando los proveedores de atención médica incumplen su deber con sus pacientes con un acto u omisión negligente y causan una lesión de nacimiento, los problemas resultantes pueden durar potencialmente toda la vida. Los costes médicos pueden ser abrumadores, al igual que el trauma físico y emocional. El niño puede necesitar tratamiento continuo, equipo especializado y asesoramiento terapéutico, y también puede tener una capacidad de ganancia significativamente reducida como resultado de su lesión de nacimiento.

Pensilvania cuenta con muchos hospitales de gran calidad, pero incluso las mejores instalaciones pueden cometer errores, y cada año se producen en la Commonwealth cientos de lesiones de nacimiento evitables.

¿Quién puede ser responsable?

Según la ley de Pensilvania, casi cualquier persona que haya desempeñado un papel negligente en la causa de una lesión de nacimiento puede ser considerada responsable de su comportamiento, incluyendo:

  • Médicos prenatales
  • Todos los profesionales presentes en el parto
    • Obstetricia
    • Anestesistas
    • Enfermeras
    • Matronas
  • Cuidadores posparto
  • Fabricantes de equipos médicos
  • Empresas farmacéuticas
  • Hospitales

La ley de Pensilvania exige a todos los cuidadores que cumplan las normas de atención aceptadas. La forma más fácil de entender la norma de atención es preguntar: ¿habría cometido este error un profesional sanitario competente que se enfrentara a la misma circunstancia? Si la respuesta es negativa, no se ha cumplido la norma de atención y es probable que se haya producido una negligencia.

Responsabilidad vicaria

Los hospitales también tienen un deber para con sus pacientes y pueden ser considerados responsables indirectos (es decir, responsables de las acciones de otra parte) de las lesiones en el parto si:

  • No investigan adecuadamente a sus empleados
  • Permitir que sus instalaciones se queden sin personal
  • No supervisar a su personal
  • Rechazar a pacientes que deberían haber sido admitidos

Además, los hospitales no sólo son responsables de las acciones de sus empleados directos, sino también de cualquier personal que trabaje en sus instalaciones y que un paciente pueda creer razonablemente que es un empleado, como los contratistas independientes y otros agentes externos del hospital.

Responsabilidad por productos defectuosos

El parto moderno, como prácticamente todos los procedimientos médicos importantes, requiere una serie de tecnologías avanzadas para garantizar la seguridad de la madre y el niño. El fabricante de cualquier dispositivo médico utilizado antes, durante o después del parto que se considere defectuoso -ya sea por su funcionamiento o por no haber advertido adecuadamente de un peligro- y que, por tanto, haya contribuido a una lesión en el parto, también puede ser considerado responsable de su negligencia.

Lo mismo ocurre con los fabricantes de productos farmacéuticos. Tienen el deber de proporcionar tratamientos seguros y eficaces y notificar adecuadamente cualquier peligro potencial o efecto secundario que pueda afectar negativamente a la madre o al niño.

Complicaciones del parto

Son numerosas las lesiones que se producen cuando los cuidadores no cumplen la norma de cuidado necesaria para traer al mundo a un niño de forma segura.

Algunas de las más comunes son:

  • Parálisis cerebral
  • Parálisis de Erb (parálisis del plexo braquial)
  • Hemorragias cerebrales y/o edema cerebral
  • Hematomas y laceraciones por fórceps
  • Daño al nervio facial y/o parálisis facial
  • Encefalopatía isquémica hipóxica (HIE, daño celular por falta de oxígeno en el cerebro)
  • Asfixia
  • Lesiones y/o fracturas óseas
  • Lesiones craneales y/o de la médula espinal
  • Hematoma infantil (acumulación de sangre entre el cráneo y el cuero cabelludo)
  • Lesiones por parto en vacío
  • Lesiones intraabdominales
  • Ictericia del recién nacido (coloración amarilla de la piel y los ojos)
  • Ruptura prematura de membranas (PPROM)
  • Distocia de hombros
  • Defectos congénitos de la columna vertebral
  • Síndrome de transfusión gemelo a gemelo (STGM, un gemelo tiene un acceso insuficiente a la sangre de la placenta)
  • Estrangulación del cordón umbilical

La parálisis de Erb es una lesión de nacimiento tristemente común que implica daños en los nervios de los brazos del bebé como resultado de un tirón demasiado fuerte del cuidador durante el parto. La lesión puede impedir el uso de las funciones motoras de la extremidad y la mano afectadas durante el resto de la vida del niño.

La HIE, en la que el cerebro resulta dañado por la falta de oxígeno, puede causar parálisis cerebral (un trastorno permanente que afecta al movimiento y la postura de todo el cuerpo). A veces ocurre porque un ginecólogo ha esperado demasiado tiempo antes de realizar una cesárea de urgencia a pesar de los signos evidentes de sufrimiento fetal, o ha decidido no realizarla cuando debería haberlo hecho.

La distocia de hombros es una lesión de los hombros del niño al pasar por los huesos de la pelvis de la madre. Sobre todo en el caso de los niños más grandes, el paso puede ser demasiado estrecho y un cuidador que tire demasiado fuerte o se niegue a realizar una cesárea puede herir gravemente al niño e incluso romperle la clavícula.

El parto también es un momento precario para la madre. Una cesárea mal practicada puede provocar una pérdida de la capacidad de gestación futura, como cuando el médico no localiza y detiene una fuente de pérdida de sangre.

Prescripción

La ley de prescripción en Pensilvania para los casos de negligencia médica exige presentar una reclamación en un plazo de dos años a partir del suceso que causó la lesión (o en un plazo de dos años a partir del momento en que la parte perjudicada debería haber tenido conocimiento de ello).

Sin embargo, independientemente del momento en que el paciente debería haber sido razonablemente consciente del supuesto error, en Pensilvania no se puede presentar ninguna reclamación por negligencia médica transcurridos siete años desde la fecha del hecho lesivo original, con una excepción: los casos en que se haya dejado un objeto extraño en el interior del paciente.

Compensación

Un niño o una madre que sufra daños por negligencia durante el parto puede tener derecho a una indemnización por diversos conceptos, entre ellos:

  • Gastos médicos actuales y futuros
  • Pérdida de la capacidad de ganancia de por vida
  • Dolor y sufrimiento (tanto físico como emocional)
  • Desfiguración o incapacidad permanente o temporal

Obtenga la ayuda que necesita para recuperarse de una lesión de nacimiento

Recibir una indemnización por evitable daños sufridos a manos de un profesional sanitario es una empresa compleja y desalentadora. Pond Lehocky Giordano cuenta con un amplio equipo de abogados expertos y compasivos en negligencias médicas que es experiencia en la recopilación de pruebas médicas y testimonios de expertos necesarios para obtener la justicia que merecen las madres y los niños lesionados.que merecen las madres y los niños lesionados.

Si usted cree que un proveedor de atención médica actuó mal y causó una lesión de nacimiento, póngase en contacto con Pond Lehocky Giordano para una consulta gratuita para determinar si usted tiene un caso. Llame al 1-800-568-7500 o visite nuestro sitio web en www.pondlehocky.com.

Hablemos de tu historia.

Siempre una consulta GRATUITA. SIN COMISIONES a menos que gane.
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.