Medicamentos peligrosos / Responsabilidad farmacéutica

La competencia para desarrollar y obtener la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) es increíblemente feroz. Los productos farmacéuticos, los suplementos y los dispositivos médicos suelen salir al mercado sin haber sido sometidos a suficientes pruebas y posteriormente se descubre que no son seguros.

La FDA publica cientos de advertencias y retiradas de estos productos. La exposición a medicamentos recetados perjudiciales y a dispositivos médicos defectuosos puede dar lugar a afecciones potencialmente mortales, complicaciones médicas duraderas e incluso la muerte.

Medicamentos y dispositivos médicos con advertencias de seguridad recientes de la FDA

Actos (diabetes tipo 2)
Relacionado con el cáncer de vejiga, la insuficiencia cardíaca, la insuficiencia hepática, las fracturas óseas y los problemas oculares.

Caderas artificiales
Los productos de Johnson & Johnson, DePuY, Stryker, Biomet, Zimmer, Wright y Smith & Nephew están potencialmente relacionados con una elevada toxicidad de los metales en la sangre, dolor intenso, hinchazón y daños en los tejidos y los músculos.

Risperdal (esquizofrenia, trastorno bipolar, autismo)
Puede provocar ginecomastia (desarrollo de las mamas masculinas), pancreatitis, diabetes o trastornos del movimiento.

Invokana (diabetes tipo 2)
Según se informa, causa cetoacidosis diabética, que puede provocar insuficiencia renal, ataque cardíaco, derrame cerebral o la muerte.

Onglyza (diabetes tipo 2)
Se está investigando por causar un fallo cardíaco o una parada cardíaca.

Malla transvaginal (soporte pélvico y vesical)
Puede erosionarse a través de las paredes vaginales u otros órganos y dificultar el sentarse, el caminar y las relaciones sexuales.

Yaz / Yasmin (anticonceptivo DIU)
Según se informa, provoca coágulos de sangre que pueden conducir a una trombosis venosa profunda y a una embolia pulmonar que pueden ser mortales.

Otros medicamentos y dispositivos que pueden tener defectos peligrosos o efectos secundarios

Actemra (artritis)
Puede provocar un mayor riesgo de insuficiencia cardíaca, accidente cerebrovascular, pancreatitis, enfermedad pulmonar o perforación gastrointestinal.

Filtro Bard IVC (prevención de embolias)
Puede aumentar el riesgo de perforación de la vena cava, una gran vena del corazón.

Baycol (colesterol)
Supuestamente provoca rabdomiólisis, una enfermedad que daña los tejidos musculares.

Belviq (pérdida de peso)
Puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de páncreas, pulmón o colorrectal.

Benicar (presión arterial)
Vinculado a problemas gastrointestinales graves, incluida la enteropatía tipo esprue.

Elmiron (cistitis intersticial)
Puede causar maculopatía, también conocida como degeneración macular, una enfermedad del ojo que afecta a la visión.

Grapadoras quirúrgicas
El mal funcionamiento de las grapadoras utilizadas durante los procedimientos médicos puede causar fístulas (una conexión anormal entre partes del cuerpo), hemorragias internas, infecciones o daños en los órganos.

Tasigna (quimioterapia)
Se ha descubierto que causa aterosclerosis (endurecimiento de las arterias).

Truvada (prevención del VIH)
Contiene un compuesto innecesario llamado disoproxil fumarato de tenofovir que puede causar problemas renales y óseos.

Injectafer (sustitución de hierro)
Puede causar hipofosfatemia (niveles bajos de fosfato), que se asocia con dolor de huesos, convulsiones y muerte.

Lipitor (colesterol)
Se relaciona con un mayor riesgo de desarrollar diabetes.

Morcelador (histerectomía y extirpación de fibromas)
Una herramienta médica que puede propagar el cáncer de útero.

Nexium (reflujo ácido, ERGE, úlcera péptica)
Puede aumentar el riesgo de desarrollar una deficiencia nutricional.

Paragard (DIU anticonceptivo)
Puede romperse cuando se extrae, causando daños uterinos que requieren cirugía.

Pradaxa (anticoagulante)
Puede provocar una hemorragia interna.

Valsartán (presión arterial)
Los lotes del medicamento podrían estar contaminados con NDMA, un carcinógeno potencial relacionado con muchos tipos de cáncer, como el de hígado, riñón, colorrectal, estómago y vejiga.

Xarelto (anticoagulante)
Se asocia con hemorragias internas, fugas en las heridas y, potencialmente, infecciones.

Xeljanz (artritis)
Supuestamente causa coágulos de sangre, derrame cerebral, ataque al corazón, insuficiencia cardíaca o cáncer.

El deber de las empresas de medicamentos y dispositivos médicos 

Las empresas farmacéuticas y los fabricantes de productos sanitarios tienen la obligación de poner la seguridad de sus clientes por encima de sus propios beneficios.

Sin embargo, a veces no cumplen con esa responsabilidad al no aplicar el máximo nivel de cuidado en los ensayos clínicos, al no advertir adecuadamente a los consumidores de los riesgos conocidos, al no impedir que los productos con defectos de fabricación o contaminados lleguen a los consumidores, o al no retirar un producto que está perjudicando a los pacientes hasta que sea económicamente necesario hacerlo.

Falta de advertencia

Aunque un producto haya recibido la aprobación de la FDA, puede presentar graves riesgos para la salud que no se descubren hasta meses o años después. Las empresas de medicamentos y dispositivos médicos pueden ser consideradas responsables de los daños que causen sus productos, incluso si están aprobados por la FDA y se han utilizado según las instrucciones del fabricante. Esas instrucciones y otras etiquetas de advertencia son a veces inadecuadas.

El etiquetado de un producto sanitario es defectuoso cuando no lo hace:

  • Proporcionar instrucciones claras y suficientes para un uso seguro
  • Enumerar todas las posibles reacciones adversas, interacciones farmacológicas y efectos secundarios
  • Informar a los pacientes de las contraindicaciones y las condiciones preexistentes que aumentan el riesgo de daño

Publicidad engañosa

Las prácticas de comercialización de las empresas farmacéuticas y los fabricantes de dispositivos también están estrictamente reguladas. No se les permite exagerar la eficacia de sus productos, restar importancia a los riesgos o engañar a los consumidores sobre las características esenciales de los productos médicos.

Algunos medicamentos o dispositivos simplemente no deberían haber sido aprobados en primer lugar, y ninguna cantidad de advertencias o información puede hacerlos seguros para el uso humano. Cuando los medicamentos y dispositivos peligrosos causan lesiones o incluso la muerte, las empresas que los diseñan, fabrican, prueban y comercializan pueden ser consideradas responsables.

Prescripción

En algunos estados, los pacientes lesionados por un fármaco o dispositivo médico tienen tres años desde el momento en que sufrieron el primer daño (o se dieron cuenta de que lo habían sufrido) para presentar una reclamación contra una empresa de fármacos o dispositivos médicos. En la mayoría de los estados, sin embargo, sólo tienen dos años para presentar una demanda, o lo más probable es que el tribunal desestime su demanda.

Consulte con un experto en la Ley de Medicamentos y Dispositivos Médicos 

Las empresas farmacéuticas y los fabricantes de dispositivos médicos son organizaciones grandes y poderosas que se defienden agresivamente contra las reclamaciones legales relativas a sus productos. Además, estos casos son complejos y a menudo requieren un análisis profundo de los documentos médicos y el testimonio de los expertos.

Un abogado con experiencia y conocimiento en medicamentos recetados y productos médicos defectuosos es absolutamente vital para ganar la compensación que los pacientes lesionados y sus familias merecen.

Si usted fue lesionado por un medicamento, suplemento, dispositivo médico u otro producto médico, póngase en contacto con Pond Lehocky Giordano para una consulta gratuita para determinar si usted tiene un caso. Llame al 1-800-568-7500 o rellene el formulario de esta página.

Hablemos de tu historia.

Siempre una consulta GRATUITA. SIN COMISIONES a menos que gane.
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.