Fraude al consumidor

Las prácticas comerciales engañosas son una desafortunada realidad en el mercado. Los consumidores corren constantemente el riesgo de sufrir pérdidas económicas a manos de estafadores, ladrones de identidad, falsas promesas y anuncios engañosos.

La mayoría de las víctimas del fraude al consumidor no son conscientes de que se han aprovechado de ellas hasta que el daño está hecho. Lo que parecía ser una transacción comercial perfectamente legítima se revela más tarde como una elaborada estafa diseñada para engañarles para que se desprendan de su dinero, expongan su información personal o hagan un trato ilegalmente injusto.

Los consumidores están protegidos por leyes estatales y federales que definen los límites de lo que constituyen prácticas comerciales justas y aceptables y castigan con dureza a los infractores cuando no respetan esas normas.

Estas leyes obligan a las empresas a ser transparentes y honestas en su trato con los consumidores. Cuando las empresas o los estafadores no cumplen con ese deber, sus víctimas tienen derecho a recibir reembolsos, restituciones, honorarios de abogados y otros tipos de compensación por su pérdida.

Situaciones comunes en las que puede producirse un fraude al consumidor

  • Comprar artículos caros, como un coche o un frigorífico
  • Devolución de artículos en una tienda
  • Pagar con una tarjeta regalo
  • Comprar alimentos o gasolina
  • Comprar una mascota
  • Utilizar una agencia de viajes o comprar billetes de avión
  • Robo de identidad
  • Estafas de telemarketing
  • Estafas en las compras en línea
  • Fraude hipotecario
  • Falsas organizaciones benéficas y loterías
  • Esquemas de inversión deshonestos

Cuando un consumidor es engañado por un concesionario de coches, compra un aparato caro que se rompe inmediatamente y el vendedor se niega a cumplir la garantía, o le roban su identidad en Internet, necesita un abogado experto en derecho del consumidor que le explique sus derechos, le ayude a localizar al autor, a implicar a las autoridades competentes y a recuperar la indemnización que le corresponde.

Señales de fraude al consumidor

Las prácticas comerciales desleales, engañosas y predatorias afectan prácticamente a todas las facetas de la vida del consumidor. Los estafadores desarrollan constantemente nuevos y más sofisticados medios para aprovecharse de los consumidores desprevenidos.

A continuación se presentan varios tipos comunes de fraude al consumidor y las señales preocupantes que indican que algo está potencialmente mal:

Fraude con tarjetas de crédito y débito

  • Cargos por compras que nunca se hicieron en su estado de cuenta
  • Un descenso inexplicable del saldo de su crédito
  • Varios cargos pequeños en su cuenta (puede ser una señal de que un delincuente ha comprado su información y está probando la cuenta)

Estafas COVID-19

  • Llamadas telefónicas que reclaman el acceso a nuevas vacunas, curas y tratamientos disponibles sólo en una fuente
  • Una llamada de alguien que dice poder proporcionar acceso a los fondos de estímulo del gobierno por una tarifa

Fraude en el cobro de deudas

  • Llamadas de un cobrador de deudas antes de las 8 de la mañana o después de las 9 de la noche, que no están permitidas por la Ley de Prácticas Justas de Cobro de Deudas (FDCPA)
  • Amenazas de encarcelamiento si no pagas una deuda
  • Los cobradores de deudas que ocultan información pertinente (por ejemplo, el importe exacto de la deuda o el nombre del acreedor)
  • Exige que el reembolso sea en forma de efectivo, tarjetas de débito prepagadas o tarjetas de regalo

Robo de identidad

  • Retiradas inexplicables de sus cuentas bancarias
  • Facturas de tiendas en las que nunca has comprado
  • Líneas de crédito inexplicables abiertas a su nombre
  • Notificación de Hacienda de que se ha presentado más de una declaración de la renta a su nombre
  • Facturas médicas por tratamientos que nunca recibió
  • Llamadas de cobradores por deudas inexplicables
  • Las facturas y los extractos financieros que espera normalmente dejan de llegar (puede ser un signo de que los estafadores han cambiado la dirección de sus cuentas)

Estafas en la reducción de los tipos de interés

  • Promete reducir el tipo de interés de su tarjeta de crédito (a cambio de una comisión) gracias a una relación especial con las compañías de tarjetas de crédito
  • Llamadas telefónicas que dicen ofrecer nuevas tarjetas de crédito con intereses muy bajos o nulos

Falsas organizaciones benéficas

  • Requisitos para que las donaciones se paguen en efectivo, con tarjetas de regalo o mediante transferencias bancarias
  • Negativa a proporcionar información detallada sobre el grupo

Sorteos falsos

  • Notificaciones de que eres un «ganador» de un concurso al que nunca te has presentado
  • Exigir el pago de una tasa administrativa o la asistencia a una reunión antes de recoger un premio

Fraude hipotecario

  • Solicitudes de firma de documentos sin la suficiente oportunidad de revisarlos
  • Exigir el pago de honorarios antes de la prestación de los servicios
  • Garantías de modificaciones de préstamos que nunca se producen
  • Instrucciones para dejar de hacer los pagos de la hipoteca a su prestamista y en su lugar enviar los pagos a un tercero no conocido

Evitar el fraude al consumidor

Además de estar atentos a tipos específicos de fraude y a señales preocupantes de que se está intentando una estafa, los consumidores pueden tomar precauciones generales que limiten su exposición a los fraudes más comunes, como vigilar de cerca sus puntuaciones de crédito y extractos bancarios, leer siempre la letra pequeña de las ofertas de las tarjetas de crédito y los contratos de compraventa, y utilizar contraseñas seguras y autenticación multifactorial (varios tipos de credenciales, como una huella dactilar o un código enviado por correo electrónico una sola vez, además de una contraseña, para iniciar sesión en cuentas sensibles en línea).

Derechos del consumidor

Los comerciantes, vendedores, contratistas y empresas de todo tipo están obligados por las leyes federales y estatales de fraude al consumidor a utilizar prácticas engañosas en la venta de bienes y servicios, lo que incluye las transacciones entre empresas (las empresas pueden ser consumidores cuando hacen compras). Según las leyes de algunos estados, el engaño ni siquiera tiene que ser intencionado o explícito. Los infractores pueden ser considerados responsables si no revelan la información pertinente o si sus prácticas tienen el efecto de engañar a los consumidores.

Gracias a estas leyes, los consumidores tienen ciertos derechos, como el derecho a no sufrir:

  • Tácticas de cebo y cambio: Se atrae a los clientes con un precio irrealmente bajo, o con un producto que el comerciante no vende realmente, y luego se les presiona para que compren un producto de mayor precio o diferente.
  • «Limones»: Vehículos y algunos otros productos (como los animales domésticos amparados por la «Ley del Limón para Cachorros») con defectos que afectan negativamente a su calidad, seguridad y utilidad.
  • Publicidad falsa: Falsas declaraciones sobre las características de un producto o servicio, sus materiales, sus ingredientes, su estado, su origen geográfico, sus inconvenientes o su precio, que se dicen para fomentar una venta.
  • Exigencias de pago anticipado de servicios: Exigencias de pago completo antes de que se hayan prestado determinados servicios, como por ejemplo que un contratista exija el pago antes de realizar una mejora en la vivienda.
  • Falta de divulgación: En la mayoría de los casos no se pueden retener copias de cualquier documentación relevante en una transacción comercial, como los contratos de tarjetas de crédito, la documentación de las garantías, los permisos para proyectos de viviendas, los certificados de seguros y los contratos de trabajo.
  • Esquemas piramidales: Modelos de negocio basados en la conversión de los clientes en reclutadores encargados de encontrar más miembros para unirse y reclutar más miembros nuevos.

Compensación

Las leyes de protección del consumidor de muchos estados prevén una serie de recursos para las víctimas de fraude al consumidor. En casos extremos, las víctimas pueden tener derecho a una indemnización triple, lo que significa que cualquier indemnización monetaria concedida se triplicará.

Pond Lehocky Giordano ofrece una consulta completamente gratuita con un abogado experimentado que puede ayudarle a determinar si es víctima de un fraude al consumidor y a recuperar la compensación que merece. Para más información, llame al 1-800-568-7500 o rellene el formulario de esta página.

Hablemos de tu historia.

Siempre una consulta GRATUITA. SIN COMISIONES a menos que gane.
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.