Noticias

Tres cosas que los abogados deben saber al buscar una cobertura de incapacidad por problemas de salud mental

Ya lo sabes, pero no está de más repetirlo. Los abogados somos susceptibles de sufrir problemas de salud mental debido a la tensión que el ejercicio de la abogacía ejerce sobre nuestra mente y nuestro cuerpo.

Un estudio realizado en 2016 a unos 13.000 abogados y jueces por la Comisión de Programas de Asistencia a Abogados del Colegio de Abogados de Estados Unidos y la Fundación Hazelden Betty Ford, reveló que el 28% de los abogados que respondieron sufrían depresión, el 19% ansiedad y el 23% estrés. Según un nuevo estudio, el 0,7% de los abogados encuestados sufría una enfermedad mental «grave», mientras que el 6% de los abogados encuestados tenía ataques de enfermedad mental «moderada» o «grave».

(Con más de 1,325 millones de abogados en Estados Unidos, según la ABA, si las cifras de este último estudio se mantuvieran, habría casi 89.000 abogados estadounidenses que padecen una enfermedad mental «moderada», «grave» o «severa». Para poner esta cifra en perspectiva, hay aproximadamente 89.000 abogados en Pensilvania y Nueva Jersey juntos).

Independientemente de la confianza que se deposite en los resultados de la encuesta, es muy probable que usted tenga experiencia de primera mano con los problemas de salud mental provocados por el trabajo en la profesión jurídica. Tal vez un colega o compañero haya tenido problemas con su salud mental. O tal vez haya estado luchando con su salud mental debido en parte a una combinación de responsabilidades cada vez mayores, horas facturables, separación de los compañeros de trabajo y/o ansiedad general provocada por el estado del mundo actual.

En el caso de los abogados que luchan contra problemas de salud mental, estos problemas pueden impedirles trabajar al nivel que tenían antes de que surgieran los problemas, o casi. Tal vez tengan dificultades para leer y analizar los dictámenes judiciales y las transcripciones de las declaraciones. Quizás una moción que normalmente les llevaría seis horas de investigación y redacción ahora les lleve quince. O tal vez tengan dificultades para hablar con los clientes y conectar con los compañeros.

Si esto ocurre, un abogado puede considerar la posibilidad de pedir una excedencia para centrarse en sus problemas de salud mental. Si lo hacen, querrán considerar la posibilidad de presentar una reclamación de incapacidad a su aseguradora de incapacidad para poder proteger su flujo de ingresos y seguir recibiéndolos mientras están de baja.

Si usted o un abogado que conoce se enfrenta a problemas de salud mental y está contemplando la posibilidad de presentar una reclamación por incapacidad en relación con esos problemas, aquí hay tres cosas que usted o ellos deben saber.

El proceso de discapacidad requiere humildad, vulnerabilidad y salirse de su propio camino

Tradicionalmente, los abogados evitan reconocer sus defectos o admitir que los tienen. Pero demostrar a una compañía de seguros que tiene un problema de salud mental que le ha incapacitado para tener derecho a las prestaciones de su póliza de seguro de incapacidad le exigirá hacer precisamente eso. Tendrá que demostrar que ha habido un deterioro de sus capacidades.

Por lo general, tendrá que demostrar deficiencias en su capacidad de (i) concentrado, (ii) mantener la persistencia y el ritmo de su trabajo, y (iii) interactuar con la gente, incluidos sus compañeros de trabajo y clientes. Por lo general, tendrá que mostrar un comportamiento coherente con un patrón de problemas de salud mental. Además, por lo general, tendrá que demostrar que sus problemas de salud mental contribuyeron a una disminución de sus capacidades como abogado, y no que su empleo contribuyó a sus problemas de salud mental.

Pero a diferencia de un brazo roto o un tobillo torcido, los problemas de salud mental no pueden demostrarse con pruebas objetivas. Así pues, aunque es posible que quiera presentar los historiales médicos de todos sus proveedores y obtener opiniones separadas de varios médicos tratantes en relación con su reclamación, no existe una prueba objetiva única para determinar si, por ejemplo, sufre depresión.

En su lugar, la prueba persuasiva de su incapacidad se demostrará probablemente mediante pruebas subjetivas centradas en la valoración de sus síntomas y su impacto en su capacidad para ejercer la abogacía. Estas pruebas pueden venir en forma de declaraciones juradas de sus seres queridos y compañeros de trabajo que expliquen cómo sus problemas de salud mental le impiden funcionar al máximo. Además, podría ser útil el testimonio de un experto profesional que declare que, en su estado actual, no puede trabajar con la misma eficacia que lo haría normalmente. Para muchos abogados, este material será difícil de leer. Pero es lo mejor.

Por otro lado, presentar una solicitud de incapacidad requerirá que te apartes de tu propio camino y que ignores algunos de tus instintos. Por ejemplo, seguir trabajando a pesar de sus problemas de salud mental y de que su médico le haya ordenado lo contrario puede ir en contra de su caso. También puede elegir una fecha futura en la que considerará que sus problemas de salud mental son finalmente incapacitantes y, en consecuencia, decidirá apartarse de sus tareas cotidianas.

El proceso de litigación posterior a la denegación estará condicionado por el seguro de invalidez que tenga

Cuando presente una solicitud de incapacidad por problemas de salud mental, su aseguradora de incapacidad investigará la solicitud y la concederá o la denegará. Si la deniega, puede presentar un recurso administrativo. Si le deniegan el recurso, puede demandar a la aseguradora. Pero la naturaleza de esa demanda y el proceso de litigación que sigue estarán condicionados por el seguro de incapacidad que usted tenga.

Si presenta una reclamación por incapacidad en virtud de la póliza de incapacidad que tiene a través de su empresa, ese litigio se regirá por la Ley de Seguridad de Ingresos de Jubilación de los Empleados de 1974. Por ello, sólo podrá recuperar la prestación disponible en su póliza, junto con los intereses y, posiblemente, los honorarios de los abogados. No podrá solicitar daños punitivos. Tampoco tendrá derecho a un juicio con jurado. En lugar de ello, su caso se decidirá mediante mociones cruzadas de juicio sumario. Para prevalecer, tendrá que convencer a un juez de que la aseguradora actuó de forma arbitraria y caprichosa cuando denegó su solicitud de incapacidad. Y, quizá lo más problemático, el expediente en el litigio se limitará al que usted construyó cuando presentó su reclamación inicial a su aseguradora.

Si está presentando una reclamación por incapacidad en virtud de una póliza de incapacidad que ha adquirido de forma privada, su libro de estrategias de litigio tendrá más páginas. El caso probablemente implicará una reclamación por incumplimiento de contrato y, dependiendo de las acciones de la aseguradora, una reclamación por mala fe de la aseguradora. Tendrá derecho a un juicio con jurado, a exponer su caso ante ese jurado y a desarrollar un expediente probatorio completo, y a solicitar daños punitivos.

(Dada esta diferencia en el proceso de litigación, para algunos abogados, la flexibilidad que tendrían para impugnar la denegación de su solicitud de incapacidad por parte de una aseguradora justifica la adquisición de una cobertura de incapacidad por su cuenta y no a través de su empresa. Para otros abogados, el beneficio de esta flexibilidad no compensa el coste en tiempo de buscar y conseguir un seguro de incapacidad privado, sobre todo si creen que es poco probable que sufran un problema de salud mental (o física) por el que solicitarían prestaciones de incapacidad. Aunque sólo usted puede tomar la decisión «correcta» para usted y su familia dadas sus circunstancias, debe saber cómo la póliza de seguro de incapacidad que tiene dicta sus opciones posteriores a la denegación).

Su cobertura de invalidez puede terminar después de dos años

Si tiene éxito en la obtención de la cobertura por incapacidad -con o sin litigio- sólo podrá recibir el pago de dos años en relación con el salario de su abogado. Esto se debe a que la gran mayoría de las pólizas de seguro de incapacidad cambian la definición de «incapacidad» después de que el beneficiario haya recibido las prestaciones durante dos años.

La mayoría de las pólizas definen la «invalidez» como la imposibilidad del beneficiario de realizar las tareas materiales de su profesión. Este periodo se conoce como «ocupación propia» y suele abarcar los dos primeros años de pago de las prestaciones de la póliza. Mientras sus problemas de salud mental le impidan realizar las tareas materiales de un abogado durante este periodo, se le considerará incapacitado y recibirá las prestaciones por incapacidad.

Pero después de esos dos primeros años, la definición de «discapacidad» cambia. Es probable que su aseguradora quiera ver si usted puede realizar las tareas materiales de cualquier ocupación y, por lo tanto, es probable que inicie una revisión de la reclamación para ver si podría trabajar en cualquier otra ocupación -conocida como la norma de «cualquier ocupación»- incluso si sus problemas de salud mental persisten. Esto podría significar trabajar como asistente legal o en un puesto administrativo dentro de su bufete de abogados, o incluso en una ocupación ajena al derecho. Si la aseguradora determina que puede trabajar en cualquier ocupación después de los dos primeros años en que recibe las prestaciones, éstas cesarán.

Además, muchas pólizas de incapacidad tienen un límite de 24 meses para las prestaciones de incapacidad por problemas de salud mental. Independientemente de su capacidad para trabajar como abogado o en cualquier otra ocupación, sus beneficios pueden cesar después de dos años también por esta razón.

* * *

Como abogado, es posible que piense que enfrentarse a los problemas de salud mental y admitir que se tiene un problema son signos de debilidad. Pero si sus habilidades y su práctica legal se están resintiendo, y está cometiendo errores debido a sus problemas de salud mental, se está perjudicando a sí mismo, a sus colegas y a sus clientes al ignorar las señales de que estos problemas están afectando a su medio de vida (y probablemente, a su vida personal).

Si decide que ha llegado el momento de apartarse de su práctica jurídica para tratar sus problemas de salud mental, debería considerar la posibilidad de presentar una reclamación a su aseguradora de incapacidad. Esperemos que este artículo le ayude a prepararse para ese proceso, de modo que pueda entrar en él con los ojos bien abiertos.


Michael J. Parker
es socio de
Pond Lehocky Giordano LLP
El Sr. Kolman es el mayor bufete de abogados de indemnización por accidente de trabajo y discapacidad de Pensilvania, y dirige el departamento de discapacidades de larga duración del bufete. Se puede contactar con él en mparker@pondlehocky.com.

Reproducido con permiso de la edición del 12 de abril de 2022 de The Legal Intelligencer © 2022 ALM Media Properties, LLC. Todos los derechos reservados. Queda prohibida la duplicación sin autorización, póngase en contacto con el 877-257-3382 o reprints@alm.com.

Noticias relacionadas

Abogados de lesiones por vacunas para SIRVA y más

Abogados de lesiones por vacunas para SIRVA y más

Las vacunas desempeñan un papel crucial en la protección de la salud pública al evitar la propagación de enfermedades infecciosas. Aunque las vacunas suelen ser seguras y eficaces, en raras ocasiones se producen reacciones adversas o lesiones como consecuencia de la...

leer más