Noticias

El herbicida aumenta el riesgo de cáncer en un 41 por ciento

El glifosato, principal ingrediente del herbicida Roundup de Monsanto, ampliamente utilizado, ha sido relacionado por numerosos estudios con el linfoma no Hodgkin, un cáncer del sistema inmunitario.

La Agencia Internacional de Investigación de la Organización Mundial de la Salud ha clasificado el glifosato como «probablemente cancerígeno para los humanos».

Los trabajadores agrícolas, los jardineros profesionales, los cuidadores de jardines, los paisajistas y los agricultores se encuentran entre los más expuestos.

Si ha estado expuesto a altas dosis de Roundup y se le ha diagnosticado un linfoma no hodgkiniano, puede tener derecho a una indemnización.

La EPA no aprobará las etiquetas de advertencia del producto químico Roundup
La administración Trump dice que no aprobará las etiquetas de advertencia para los productos que contienen glifosato, una sustancia química del herbicida Roundup.
Por Adam Beam, Associated Press

SACRAMENTO, California (AP) – El gobierno de Trump dice que no aprobará las etiquetas de advertencia para los productos que contienen glifosato, una medida dirigida a California en su lucha contra una de las compañías agrícolas más grandes del mundo sobre el químico potencialmente cancerígeno.

California exige etiquetas de advertencia en los productos con glifosato -ampliamente conocido como el herbicida Roundup- porque la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer ha dicho que es «probablemente cancerígeno».

La Agencia de Protección Medioambiental de EE.UU. no está de acuerdo y afirma que sus investigaciones demuestran que el producto químico no supone ningún riesgo para la salud pública. California no ha aplicado la etiqueta de advertencia del glifosato porque Monsanto, la empresa que fabrica Roundup, presentó una demanda y un juez federal bloqueó temporalmente las etiquetas de advertencia el año pasado hasta que se resolviera el pleito.

«Es irresponsable exigir etiquetas en productos que son inexactas cuando la EPA sabe que el producto no supone un riesgo de cáncer», dijo el administrador de la EPA, Andrew Wheeler, en un comunicado. «No permitiremos que el defectuoso programa de California dicte la política federal».

La Ley de Seguridad del Agua Potable y Aplicación de Sustancias Tóxicas de California, aprobada por los votantes en 1986, exige que el gobierno publique una lista de sustancias químicas que se sabe que causan cáncer, según lo determinado por una serie de grupos externos que incluyen la EPA y la IARC. La ley también exige a las empresas que adviertan a los clientes sobre esas sustancias químicas.

Los organismos reguladores de California han concluido en dos ocasiones que el glifosato no supone un riesgo de cáncer para el agua potable. Pero en 2015, la IARC clasificó el producto químico como «probablemente cancerígeno», lo que desencadenó una etiqueta de advertencia bajo la ley de California.

La ley federal regula el uso de los pesticidas y su etiquetado. Los estados pueden imponer sus propios requisitos, pero no pueden ser más débiles que la ley federal, según Brett Hartl, director de asuntos gubernamentales del Centro para la Diversidad Biológica.

Hartl dijo que es inusual que la EPA diga a un estado que no puede ir más allá de los requisitos federales.

«Es un poco triste que la EPA sea la mayor animadora y defensora del glifosato», dijo Hartl. «Es la Agencia de Protección del Medio Ambiente, no la agencia de protección de plaguicidas».

En una carta dirigida a las empresas para explicar su decisión, Michael L. Goodis, director de la división de registro de la EPA en su Oficina de Programas de Plaguicidas, dijo que la agencia considera que las etiquetas que advierten que el glifosato causa cáncer «constituyen una declaración falsa y engañosa», lo que está prohibido por la ley federal.

Charla Lord, representante de la empresa matriz de Monsanto, Bayer AG, dijo que el anuncio de la EPA «es totalmente coherente con las conclusiones basadas en la ciencia a las que han llegado la agencia y los principales reguladores sanitarios de todo el mundo durante más de cuatro décadas.»

«El glifosato no es cancerígeno», dijo Lord.

Se calcula que hay unos 13.000 demandantes pendientes contra Monsanto en relación con el glifosato. Tres de esos casos fueron a juicio en California, y los jurados concedieron daños y perjuicios en cada caso, aunque los jueces redujeron posteriormente las cantidades.

En mayo, un jurado condenó a Monsanto a pagar a una pareja de California 2.055 millones de dólares tras un juicio en el que culpaban al producto de la empresa de haberles causado cánceres. El mes pasado, un juez redujo esa indemnización a 87 millones de dólares.

Noticias relacionadas

Demanda por retirada de gotas oftálmicas EzriCare

Demanda por retirada de gotas oftálmicas EzriCare

El 1 de febrero de 2023, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) emitieron una alerta sanitaria a los médicos de todo el país instándoles a estar atentos a un brote de Pseudomonas aeruginosa resistente al carbapenem (CRPA). Esta bacteria es...

leer más
La demanda por autismo y TDAH de Tylenol

La demanda por autismo y TDAH de Tylenol

Investigaciones científicas recientes sugieren que el uso de Tylenol -el omnipresente analgésico de venta libre- durante el embarazo puede aumentar el riesgo de que el bebé desarrolle autismo y TDAH. Este nuevo vínculo ha proporcionado a un número cada vez mayor de...

leer más