Noticias

Jerry Lehocky recupera 5.600.000 dólares para un cliente paralizado por una lesión laboral

Con el trazo de su pluma el 3 de noviembre, la jueza de compensación de trabajadores de Pensilvania Sarah C. Makin puso fin, en parte, al calvario de una década de nuestro cliente que comenzó con su parálisis debido a una lesión en el lugar de trabajo y que se vio agravado por su compañía de seguros, Liberty Mutual, que intentó evitar el pago de su atención médica.

Pero en todo momento, el socio fundador de Pond Lehocky Giordano LLP, Jerry Lehocky, y su equipo estuvieron allí para apoyar a James y rechazar con éxito los intentos de Liberty Mutual de eludir sus obligaciones legales de pagar su atención médica. Como resultado, Jerry pudo asegurar un total de 5.600.000 dólares en acuerdos para James y su familia que entraron en vigor cuando la jueza Makin firmó su orden del 3 de noviembre aprobando los últimos 2.100.000 dólares del acuerdo total.

 

Una lesión que cambia la vida

 

El 12 de diciembre de 2012 empezó como la mayoría de los días para James Burgess, un aparejador de perforación que entonces tenía 49 años. James vivía en Tyler, Texas, pero fue asignado a trabajar en una obra de aparejo cerca de Scranton. Aquel fatídico día, mientras estaba en la obra, una lámpara se desprendió de su soporte a nueve pisos de altura y cayó sobre su cabeza.

Aunque James llevaba un casco, el golpe le causó un traumatismo craneoencefálico y le fracturó la columna cervical a varios niveles. En un abrir y cerrar de ojos, James era ahora tetrapléjico.

James recibió atención quirúrgica inmediata en Pensilvania, y luego fue trasladado a Texas para su rehabilitación. Estuvo ingresado en el Hospital Tyler mientras se modificaba su primera casa (una caravana de doble ancho) para adaptarla a sus necesidades de silla de ruedas.

Poco después de volver a casa, James desarrolló una neumonía y una afección respiratoria crónica que le llevó a una traqueotomía con ventilación mecánica permanente.

Entre enero de 2013 y junio de 2015, James fue ingresado en varios centros hospitalarios diferentes para someterse a cirugías por rotura de la piel, úlceras, celulitis, infecciones, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, procedimientos con colgajos, intestino y vejiga neurógenos, infección urinaria e insuficiencia respiratoria hipoxémica, entre otras afecciones médicas graves derivadas de sus lesiones laborales.

En junio de 2015, James volvió al Hospital Tyler para recibir atención médica las 24 horas del día. Sus cuidados requerían un equipo de médicos y enfermeras para administrarlos. El coste de la atención médica de James en Tyler era de 300.000 dólares al mes.

 

Una prolongada batalla legal

 

Liberty Mutual, la aseguradora de compensación laboral de James, no estaba contenta con el coste de la atención de James. Poco después de que James regresara al Hospital Tyler, Liberty Mutual trató de retirarlo del centro solicitando una Revisión de Utilización del lugar de tratamiento de James, pero no del tratamiento en sí.

Liberty Mutual consideraba que el coste mensual de mantener a James con vida era demasiado caro, por lo que quería trasladarlo a un centro más barato con menos equipo médico y personal.

En diciembre de 2016, una Determinación de Revisión de Utilización concluyó que el tratamiento que James estaba recibiendo en Tyler era «razonable y necesario». Liberty Mutual recurrió esta decisión.

En abril de 2018, un juez de compensación laboral de Pensilvania concluyó que el tratamiento de James podía administrarse en un «centro de enfermería especializada», en contraposición al hospital de «cuidados agudos a largo plazo» (LTAC) en el que era paciente, dando así permiso a Liberty Mutual para dejar de pagar el tratamiento que James estaba recibiendo en el Hospital Tyler.

Según los médicos que tratan a James, la decisión del juez fue una sentencia de muerte.

Mientras la apelación de James estaba pendiente, Liberty Mutual dejó de pagar la atención que el Hospital Tyler estaba proporcionando a James, obligando así a él y a su familia a pagar de su bolsillo los cuidados que le salvaron la vida.

Sorprendentemente, la Junta de Apelación de Compensación de Trabajadores de Pensilvania confirmó la decisión del juez. De nuevo, James apeló, esta vez ante el Tribunal de la Commonwealth de Pensilvania.

Mientras tanto, a finales de 2019, James llegó a un acuerdo en su demanda por daños personales de terceros contra varios acusados, y James devolvió 6.640.000 dólares a Liberty Mutual por su gravamen de subrogación.

En mayo de 2020, el Tribunal de la Commonwealth anuló y devolvió la Orden de la WCAB y ordenó a la Pa. La Oficina de Indemnización por Accidentes de Trabajo remitió el asunto a una nueva Revisión de la Utilización para que se abordara si la presencia de James en el Hospital Tyler era razonable y necesaria.

 

Dos acuerdos que garantizan la atención médica de por vida

 

Mientras esta segunda Revisión de Utilización estaba pendiente, en abril de 2021 James y Jerry cerraron un primer acuerdo con Liberty Mutual en el que la aseguradora devolvería a James y al hospital los 3.500.000 dólares que James y su familia habían gastado hasta ese momento por la atención continua que recibió en Tyler y para cubrir otras facturas impagadas del hospital.

Tras el asentamiento, James y su familia compraron una parcela de terreno en la que construir una casa médicamente compatible para que viviera con el equipamiento necesario y personal a tiempo completo para cuidarle. Esto le ahorró a la esposa de James, Kaye, el viaje de ida y vuelta de 200 millas que hizo, increíblemente,
todos los días durante los más de cinco años
James era un paciente interno en Tyler para estar junto a su cama. Con esta nueva casa, James y su familia tuvieron que desembolsar algo menos de 675.000 dólares en gastos de construcción, modificación y equipamiento médico, así como en facturas médicas impagadas.

En 2021, James y Jerry presentaron una petición de sanción contra Liberty Mutual por su negativa a reembolsar a James y a su familia los gastos en que incurrieron para modificar la vivienda, así como los gastos de las facturas médicas. También presentaron peticiones para ampliar las lesiones aceptadas para incluir las pérdidas específicas de ambos brazos y piernas de James, así como las cicatrices causadas por las cirugías de la columna cervical y el tubo de traqueotomía colocado permanentemente en la parte inferior del cuello de James.

Finalmente, a principios de noviembre de 2022, James y Jerry llegaron a un segundo acuerdo con Liberty Mutual que resolvió esas peticiones por 2.100.000 dólares. Después de casi una década de luchar contra una de las mayores compañías de seguros del mundo en todo momento, Jerry y su equipo de Pond Lehocky Giordano LLP recuperaron un total de 5.600.000 dólares para James y su familia. Y, a día de hoy, Liberty Mutual sigue siendo responsable de toda la atención médica continua de James.

«Todos los abogados tienen un puñado de casos que recuerdan a lo largo de su carrera y que fueron especialmente duros y que cambiaron literalmente la vida de sus clientes», dijo Jerry. «Este caso fue uno de ellos. Lo que le ocurrió a James fue trágico, pero el trato que Liberty Mutual dio a James y a su familia fue desmesurado. Espero que este caso envíe un fuerte mensaje a Liberty Mutual y a otras aseguradoras de que habrá consecuencias por no cumplir con sus obligaciones legales, particularmente cuando lo único que un cliente hizo mal es tener la mala suerte de lesionarse mientras trabajaba en una obra.»

Noticias relacionadas

Abogados de lesiones por vacunas para SIRVA y más

Abogados de lesiones por vacunas para SIRVA y más

Las vacunas desempeñan un papel crucial en la protección de la salud pública al evitar la propagación de enfermedades infecciosas. Aunque las vacunas suelen ser seguras y eficaces, en raras ocasiones se producen reacciones adversas o lesiones como consecuencia de la...

leer más