Noticias

La Seguridad Social quiere husmear en las redes sociales para decidir sobre la discapacidad

La Administración Trump estaría trabajando en una propuesta que permitiría a la Administración de la Seguridad Social utilizar las publicaciones en las redes sociales para evaluar si los solicitantes son discapacitados.

En la actualidad, los examinadores de incapacidades no examinan habitualmente las redes sociales. Sin embargo, las publicaciones en las redes sociales se utilizan para construir casos de fraude. Los casos sospechosos se remiten al Inspector General de la Seguridad Social, que puede utilizar las redes sociales para corroborar la información obtenida en las investigaciones de fraude realizadas con las autoridades estatales y locales.

La nueva política ampliaría el uso de las redes sociales, permitiendo al personal de la agencia peinar las cuentas de Facebook, Twitter, Instagram y otras redes sociales para encontrar pruebas de que un demandante no está discapacitado.

Información poco fiable

Los defensores de los discapacitados afirman que la vigilancia de las redes sociales producirá pruebas poco fiables y engañosas, sin un contexto adecuado.

«Permitir que la Administración de la Seguridad Social utilice las publicaciones en las redes sociales de los estadounidenses discapacitados es un precedente peligroso que hará que muchas personas que lo merecen pierdan su reclamación y/o dejen de recibir sus beneficios», dijo Tom Giordano Jr., socio de Pond Lehocky Stern Giordano. «Un post, una instantánea o un vídeo corto de un individuo no cuentan toda la historia».

«Las publicaciones en las redes sociales suelen ser exageradas a propósito y permitir que una información tan poco fiable desempeñe un papel en una decisión tan importante como la de determinar si una persona está incapacitada para realizar una actividad remunerada dará lugar, sin duda, a decisiones inadecuadas», añadió Giordano.

Aumentando las largas esperas

Otro problema de la propuesta de vigilancia de las redes sociales es que podría añadir un tiempo considerable a un proceso que ya es largo. Ya existe un importante retraso en los casos de discapacidad de la Seguridad Social, con muchos estadounidenses discapacitados esperando más de dos años para comparecer ante un juez. En 2017, más de 5.000 personas murieron esperando su audiencia.

La propuesta pretende acabar con los supuestos fraudes y abusos en los sistemas de discapacidad de la Seguridad Social (SSD) y de Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI). Mientras que los republicanos han argumentado que el fraude por discapacidad es galopante, las cifras tienden a mostrar que el fraude por discapacidad de la Seguridad Social es extremadamente raro. La propia SSA cifra la tasa de incidencia del fraude en «una fracción del uno por ciento«.

El fraude es raro

Para el año fiscal 2018, la Oficina del Inspector General (OIG) de la SSA informó que las investigaciones de fraude de la Seguridad Social habían obtenido 98 millones de dólares en recuperaciones, multas, acuerdos/juicios y restituciones.

Aunque esa cifra pueda parecer grande, es infinitesimal comparada con los casi 200.000 millones de dólares que se pagan anualmente por el SSD y el SSI. Además, esos 98 millones de dólares representan el dinero pagado a lo largo de años a los reclamantes, no en un solo año.

Aumentar el estigma

La retórica infundada sobre el fraude estigmatiza aún más a los beneficiarios de las prestaciones de discapacidad de la Seguridad Social. El discurso nacional ya ha adoptado la palabra «derecho» para describir las prestaciones, trayendo consigo la connotación negativa de que los pagos son «limosnas, «bienestar» o «asistencia pública».

Nada más lejos de la realidad. Se trata de un programa de seguro que todos los trabajadores estadounidenses pagan con retenciones automáticas en sus nóminas. Los trabajadores pagan el 6,2 por ciento de cada sueldo para los impuestos de la Seguridad Social. Los autónomos pagan el 12,4%.

Esos fondos se utilizan para financiar tres cosas: un plan de jubilación, Medicare y un plan de seguro de invalidez que les cubrirá si sufren una lesión o enfermedad que les impida trabajar. Por lo tanto, no hay ninguna razón para que la incapacidad se considere de forma diferente a la jubilación o al seguro de enfermedad.

Manténgase en sintonía

La nueva política aún no está en vigor.

Aunque no forma parte formalmente del presupuesto propuesto por la Administración Trump para el año fiscal 2020, la política de vigilancia de las redes sociales surge de una línea del presupuesto que autoriza a la SSA «a utilizar todas las herramientas de recaudación para recuperar fondos en determinados escenarios.»

En su solicitud de presupuesto para 2019, la SSA propuso estudiar y diseñar estrategias exitosas para que los adjudicatarios de discapacidades utilicen las publicaciones de los medios sociales en sus evaluaciones. En su solicitud de presupuesto para 2020, la agencia dijo que estaba «evaluando cómo los medios sociales podrían ser utilizados por los adjudicadores de discapacidad en la evaluación de la coherencia y la sustentabilidad de las pruebas en el expediente de un reclamante.»

Parece poco probable que el Congreso apruebe el proyecto de presupuesto. Esto no significa necesariamente que la política de vigilancia de las redes sociales esté condenada al fracaso. La Administración Trump aún podría tratar de imponer la política a través del proceso de regulación.

Mientras tanto, Pond Lehocky Stern Giordano seguirá vigilando la situación y proporcionando cualquier actualización.

Noticias relacionadas

Abogados de lesiones por vacunas para SIRVA y más

Abogados de lesiones por vacunas para SIRVA y más

Las vacunas desempeñan un papel crucial en la protección de la salud pública al evitar la propagación de enfermedades infecciosas. Aunque las vacunas suelen ser seguras y eficaces, en raras ocasiones se producen reacciones adversas o lesiones como consecuencia de la...

leer más