Asalto y agresión

Las amenazas extremas y la violencia física pueden ocurrir en cualquier lugar y causar lesiones corporales y emocionales que persisten mucho tiempo después de la agresión.

A menudo hay confusión en cuanto a lo que significan los términos «agresión» y «golpe», lo que se complica por el hecho de que sus definiciones difieren entre las distintas jurisdicciones estatales. Por lo general, una agresión es el acto ilícito de hacer temer a otra persona por su seguridad y autonomía, mientras que la agresión es el cumplimiento de la amenaza, el contacto físico perjudicial o no permitido.

Hay una amplia gama de casos de asalto y agresión que un abogado de lesiones personales con experiencia puede proporcionar orientación sobre, incluyendo:

  • Batería médica
  • Abuso en residencias de ancianos
  • Negligencia en residencias de ancianos
  • Violencia doméstica
  • Batería sexual
  • Detención falsa
  • Falso encarcelamiento
  • Incidentes de violencia en la carretera
  • Peleas en bares o eventos deportivos
  • Robos

Dado que el asalto y la agresión son tanto delitos penales como agravios (daños civiles), las víctimas tienen derecho a presentar cargos ante las fuerzas del orden para perseguir a los delincuentes por la vía penal y también a solicitar una indemnización en los tribunales civiles por la agresión sufrida.

Definiciones útiles

El primer paso para solicitar las prestaciones del SSDI es demostrar la existencia de una discapacidad a la SSA. Las condiciones médicas que pueden dar lugar a una determinación de discapacidad incluyen (pero no se limitan a):

  • Daño o lesión corporal: Infligir dolor y/o deterioro físico
  • Arma mortal: un instrumento que puede causar lesiones graves o la muerte (por ejemplo, un cuchillo, una pistola o un garrote)
  • A sabiendas: Ser consciente de lo que ocurre y de las consecuencias de sus actos
  • Por negligencia: Actuar de forma poco cuidadosa para las circunstancias
  • Imprudencia: Actuar con desprecio deliberado por las consecuencias de sus actos

Asalto

No es necesario el daño físico para demostrar que alguien ha cometido una agresión. Lo único que hay que demostrar es que el delincuente tenía la intención de hacer temer a su víctima que iba a sufrir un daño y que la víctima se sintió de hecho justificadamente preocupada por su seguridad.

Las meras palabras, incluso si son amenazas violentas de matar a alguien, rara vez son suficientes para constituir una agresión. La mayoría de los tribunales exigen que se demuestre que el delincuente ha dado algún paso -como apuntar con un arma o levantar el puño cerrado de forma amenazante- que le ponga en situación de cumplir su amenaza.

Asalto simple

Las definiciones de agresión varían según el estado. En Pensilvania, «agresión simple» se refiere a:

  • Poner a otra persona en peligro de sufrir lesiones corporales graves
  • Intentos de causar lesiones corporales
  • Causar lesiones corporales a sabiendas y con imprudencia
  • Causar negligentemente lesiones corporales con un arma mortal
  • Esconder a propósito una aguja hipodérmica con la intención de herir a un agente de la ley o de los correccionales durante un registro

Batería

Cuando un delincuente establece un contacto físico real de forma no permitida, ha cometido una agresión, que es un delito distinto del de asalto, aunque ambos suelen surgir de la misma serie de circunstancias.

Por ejemplo, si el delincuente amenaza con lanzar una piedra a alguien y luego lo hace pero falla, sólo ha cometido una agresión. Si no fallan y la piedra golpea y lesiona a la víctima, el delincuente ha cometido un asalto y una agresión.

No todas las baterías implican lesiones físicas. Algunas se describen mejor como violaciones de la autonomía y la dignidad de otra persona, como soplar humo o escupir en la cara de otra persona, establecer un contacto sexual no deseado o agarrar a una persona con la intención de controlar sus movimientos.

Agresión agravada

En Pensilvania, no existe un estatuto que aborde la agresión. En cambio, las leyes de la Commonwealth describen ese comportamiento como «agresión con agravantes», que es un intento de causar lesiones corporales graves a otro cuando el agresor mostró «extrema indiferencia por el valor de la vida humana».

Incluso si el intento de causar lesiones corporales no era grave, una agresión simple puede ser automáticamente elevada a una agresión con agravantes para ciertas clases de individuos protegidos:

  • Personal de primera intervención (por ejemplo, paramédicos, bomberos)
  • Profesores
  • Jueces
  • Niños
  • Policías y funcionarios de prisiones

Compensación

Dado que la agresión y las lesiones son delitos intencionados, la mayoría de las compañías de seguros no cubren a los asegurados que los cometen. La gran mayoría de las pólizas de seguro excluyen específicamente la cobertura de los actos intencionados.

Sin embargo, algunos casos de asalto y agresión implican negligencia, como herir a otro por descuido con un arma de fuego, lo que no constituiría un acto intencional. Además, si una empresa o un particular comete una agresión o un golpe, será responsable personalmente de indemnizar a la víctima.

Las indemnizaciones por asalto y agresión pueden incluir:

  • Gastos médicos
  • Salarios perdidos
  • Dolor y sufrimiento
  • Indemnización por daños y perjuicios (pagos para reconocer que se han invadido sus derechos)
  • Daños punitivos (pagos que castigan al infractor y disuaden a otros de un comportamiento similar)

Obtenga apoyo legal de expertos para casos de agresión y lesiones

Los abogados de lesiones personales de Pond Lehocky Giordano llevarán a cabo una investigación exhaustiva de su caso y trabajarán estrechamente con los fiscales para compartir pruebas como el testimonio de los testigos. Nos comprometemos a aprovechar nuestra amplia experiencia legal para responsabilizar a los infractores de sus actos no permitidos y asegurar una compensación adecuada para las víctimas de agresiones y/o baterías.

Si ha sido amenazado, agredido o se ha violado su autonomía personal y necesita orientación legal, póngase en contacto con Pond Lehocky Giordano para una consulta gratuita y saber si tiene derecho a una indemnización. Llame al 1-800-568-7500 o rellene el formulario de esta página.

Hablemos de tu historia.

Siempre una consulta GRATUITA. SIN COMISIONES a menos que gane.
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.