Noticias

Litigación con éxito de los casos de indemnización por accidente laboral COVID-19 contra SEPTA

COVID-19 sacó a la luz muchas verdades desagradables. Una conmovedora es que las personas más trabajadoras de nuestra sociedad estarán en primera línea durante una pandemia.

Los trabajadores de primera línea/esenciales, como enfermeras, dependientes de supermercados y trabajadores del transporte público, arriesgaron sus vidas durante la pandemia de COVID-19, especialmente al principio, cuando todos teníamos más preguntas que respuestas sobre el riesgo de COVID-19 para nuestra salud.

Muchos de esos trabajadores de primera línea eran sindicalistas. Se enfrentaron a una amenaza nueva y desconocida con férrea determinación y el compromiso de servir a la sociedad cuando ésta más los necesitaba. Lamentablemente, algunos trabajadores de primera línea/esenciales perdieron la vida tras contraer el COVID-19, mientras cumplían con sus deberes esenciales.

Cuando un trabajador contrae una enfermedad en el trabajo, como la legionelosis o un nuevo SRAS como el COVID-19, la legislación de Pensilvania permite conceder prestaciones de compensación a los trabajadores, suponiendo que el abogado del demandante pueda demostrar la causalidad, es decir, que la enfermedad se contrajo durante el trabajo. Si esa persona falleciera como consecuencia de esa enfermedad, entonces, de conformidad con el artículo 307 de la Ley de Indemnización por Accidentes de Trabajo de Pensilvania, esa reclamación se convierte en una reclamación mortal, y un dependiente del fallecido tiene derecho a las prestaciones de la reclamación mortal.

Obviamente, estos casos, cuando se trata de causalidad, son difíciles de ganar debido a la carga de la prueba. Un dependiente debe demostrar que contrajo la enfermedad en el trabajo, una tarea difícil cuando una enfermedad está en todas partes y no sólo principalmente en un lugar de trabajo. Esto requiere que el abogado desarrolle un patrón de hechos específico que descarte primero la exposición fuera del trabajo y casi convierta el empleo en la fuente por defecto de la enfermedad, un proceso de eliminación a través de sus pruebas.

Universalmente, los empleadores de trabajadores de primera línea/esenciales que fallecieron tras contraer la COVID-19 se han negado a proporcionar a las familias de los trabajadores prestaciones de indemnización por fallecimiento, argumentando que sus trabajadores no contrajeron la COVID-19 durante el transcurso de su empleo, ya que estaba presente en toda la sociedad. Además, Pensilvania no adoptó una norma de presunción como otros estados.

En dos recientes litigios de indemnización por accidente de trabajo en Pensilvania, en los que estaban implicados empleados de SEPTA fallecidos tras contraer COVID-19 en el trabajo, que se consolidaron y fueron vistos por el mismo juez de indemnización por accidente de trabajo, los casos se juzgaron hasta la decisión y prevalecieron los trabajadores perjudicados.

La dirección de SEPTA da la espalda a dos trabajadores entregados

Uno de los fallecidos era un mecánico de trolebuses de 63 años que trabajaba en la sede de SEPTA en Elmwood. A menudo hacía turnos dobles antes y durante la pandemia, ya que había mucho trabajo que hacer y la SEPTA carecía de personal suficiente. El último día que trabajó para SEPTA fue el 18 de marzo de 2020. Al día siguiente empezó a encontrarse mal. Entró en letargo hacia el 24 de marzo. El 30 de marzo ya tenía serios problemas para respirar, por lo que su familia llamó a una ambulancia y los paramédicos le atendieron en su casa y le dijeron que visitara a un médico al día siguiente. Ese mismo día, dejó de respirar y no se le pudo reanimar. En su certificado de defunción figuraba COVID-19 como causa de su muerte. Dejó a su esposa de 32 años y a dos hijos adultos, uno de los cuales tenía necesidades especiales y dependía del difunto y de su esposa para su cuidado.

La familia del difunto alegó que contrajo COVID-19 mientras estaba en el trabajo debido a las malas condiciones sanitarias en la ubicación de Elmwood y al hecho de que había ocho empleados en la ubicación que dieron positivo para COVID-19 desde el 22 de marzo de 2020 hasta el 4 de abril de 2020, todos los cuales podrían haber sido infecciosos durante el período en cuestión. SEPTA denegó la reclamación y se negó a pagar las prestaciones por fallecimiento y médicas del difunto, alegando que había contraído COVID-19 fuera del lugar de trabajo. No presentó ninguna prueba en apoyo de su defensa.

El segundo fallecido era un mecánico de 45 años que trabajaba en la sede de Midvale de SEPTA. A menudo trabajaba jornadas de 12 horas varias veces a la semana, haciendo turnos de horas extraordinarias. El último día que trabajó para SEPTA fue el 20 de marzo de 2020. El día anterior había desarrollado una tos que pensó que podía deberse a la inhalación de humos mientras limpiaba autobuses. Acudió a un hospital el 20 de marzo, donde le ordenaron autocuidado durante 14 días. El 25 de marzo acudió a otro hospital tras decirle a su mujer que no podía respirar. Posteriormente dio positivo en la prueba de COVID-19 y falleció el 7 de abril. En su certificado de defunción figuraba como causa de la muerte un shock séptico y una neumonía vírica, siendo COVID-19 la causa de su neumonía vírica. Deja atrás a su mujer, con la que lleva más de 15 años, y a un hijo adolescente.

Al igual que en el caso del primer fallecido, la familia de éste alegó que contrajo el COVID-19 mientras trabajaba debido a las deficientes condiciones sanitarias del centro de Midvale en el que trabajaba y al hecho de que 28 empleados de dicho centro dieron positivo en la prueba del COVID-19 entre el 25 de febrero y el 26 de abril de 2020. Una vez más, SEPTA denegó la reclamación y se negó a pagar las prestaciones por fallecimiento y médicas del difunto, alegando que había contraído COVID-19 fuera del lugar de trabajo. Una vez más, no presentó ninguna prueba creíble en apoyo de su defensa.

Los testimonios de hechos y de peritos presentados

Las pruebas desarrolladas a través de testimonios y documentos recopilados mediante la presentación de pruebas mostraron una preocupante falta de medidas preventivas en el lugar de trabajo de SEPTA en los primeros meses de la pandemia de COVID-19. Se presentaron testigos de hecho con el fin de establecer pruebas para una pregunta hipotética a un experto médico sobre si la muerte del difunto fue causada o no por la exposición a COVID-19 en el trabajo dentro de un grado razonable de certeza médica.

Los testigos de los demandantes, dos agentes comerciales sindicales con una antigüedad combinada en SEPTA de más de 50 años, pintaron un cuadro de «condiciones sanitarias preocupantes» en los respectivos lugares de trabajo de los fallecidos. Tuvieron que enfrentarse a «una falta total de procedimientos de rastreo de contactos, medidas paliativas y la prohibición de las mascarillas al principio de la pandemia».

El testigo de los hechos de SEPTA, un empleado de 32 años que dirigió la División de Seguridad de SEPTA desde 2017, se vio obligado a admitir que SEPTA no tenía medidas de rastreo de contactos durante parte del período de tiempo relevante, y que «el informe de las pruebas positivas solo se realizó de la manera más informal a los supervisores individuales en las ubicaciones, dejando una documentación exhaustiva de la cantidad de COVID-19 en el lugar de trabajo algo engañosa.» Su testimonio confirmó que el COVID-19 «estaba en un nivel significativo dado el gran número de pruebas positivas».

En cuanto al testimonio médico experto, el tribunal consideró que el testimonio del experto de los demandantes, el Dr. Michael Silverman, era más creíble que el del médico forense independiente, el Dr. Robert McCunney.

En primer lugar, en el CV/calificaciones del Dr. Silverman se enumeraban muchos artículos, discursos y seminarios relativos al COVID-19 y a cómo se transmite. En cambio, el currículum y las cualificaciones del Dr. McCunney se centraban en las enfermedades respiratorias relacionadas con la exposición laboral a materiales carcinógenos, no en las enfermedades infecciosas o transmisibles. En segundo lugar, el testimonio del Dr. Silverman fue más específico y articulado acerca de los plazos y el razonamiento que respaldaba su opinión de que los demandantes contrajeron COVID-19 en el trabajo. En «marcado contraste», según el Juez de Indemnización por Accidentes de Trabajo, el Dr. McCunney se mostró equívoco y sin compromiso, y malinterpretó los hechos fundamentales en los que basó sus dictámenes.

En conjunto, los demandantes presentaron pruebas suficientes para demostrar que durante los primeros días de la pandemia, la principal exposición externa de los demandantes a cualquier cosa, incluido el COVID-19, fue a través de su trabajo. Casi todo el resto del tiempo lo pasaban en casa con sus familias. En ambos casos, ninguno de los miembros de la familia dio positivo por COVID-19 hasta después de que los fallecidos hubieran dado positivo.

Basándose en el testimonio de los testigos médicos legos y expertos de los demandantes, el juez determinó que ambos fallecieron como consecuencia de una infección por COVID-19 contraída mientras trabajaban como trabajadores esenciales. Por ello, SEPTA debe abonar a sus viudas las indemnizaciones por siniestro mortal.

Otro empresario responsabilizado por ignorar sus obligaciones legales

Diga lo que quiera sobre los orígenes de COVID-19, el cierre del gobierno y las órdenes de enmascaramiento, y cualquier otro tema relacionado con COVID-19 sobre el que se pueda sentir fuertemente, pero en los primeros días de la pandemia, sabíamos poco sobre COVID, sin embargo, muchos empleadores pidieron a sus trabajadores de primera línea / esenciales que fueran a trabajar y realizaran sus tareas como de costumbre a pesar de los riesgos y efectos entonces desconocidos de COVID.

Ambos fallecidos lo hicieron. A continuación, dieron sus vidas como resultado. Por razones que sólo conocen la dirección y los asesores jurídicos de SEPTA, la organización dio la espalda a dos trabajadores leales que hicieron el máximo sacrificio mientras mantenían a sus familias. Vergüenza para SEPTA, especialmente porque existía una indemnización por fallecimiento de 500.000 dólares que SEPTA se negó a ofrecer. Así pues, nos vimos obligados a litigar durante 30 meses por las aprobaciones de los casos de las viudas y sus hijos. Ya habían soportado suficiente dolor, pero se vieron obligados a soportar más hasta que por fin se les hizo justicia.

Samuel H. Pond es socio director de Pond Lehocky Giordano LLP, el mayor bufete de abogados de Pennsylvania especializado en indemnizaciones por accidentes de trabajo e incapacidades de la seguridad social. Se puede contactar con él en spond@pondlehocky.com.

Este artículo se publicó por primera vez en el volumen 2023-2024, número 2, de la publicación Verdict de la Asociación de Abogados Litigantes de Filadelfia.

Noticias relacionadas

Abogados de lesiones por vacunas para SIRVA y más

Abogados de lesiones por vacunas para SIRVA y más

Las vacunas desempeñan un papel crucial en la protección de la salud pública al evitar la propagación de enfermedades infecciosas. Aunque las vacunas suelen ser seguras y eficaces, en raras ocasiones se producen reacciones adversas o lesiones como consecuencia de la...

leer más